miércoles, 22 de julio de 2020

Grandes evangelistas de sanidad

LAS LECCIONES QUE NECESITAMOS APRENDER

Algunas personas creen que vendrá un mover de Dios tan poderoso que será casi imposible que los ministerios involucrados caigan en el error o en pecado. Yo no estoy de acuerdo con esto. La historia demuestra que cuanto mayor es el poder, mayor es la posibilidad que entre el orgullo sutil y el error. Es por eso que Dios toma tanto tiempo en preparar a Sus ministerios futuros (ahora escondidos) para el mover que viene. Recuerda que satanás mismo fue una de las criaturas más espléndidas y poderosas en todo el cielo - un 'querubín ungido' del nivel más alto, que caminaba en la misma presencia de Dios. El Creador dijo de él: "Tú eras el QUERUBIN UNGIDO que cubre; yo te establecí; estuviste en el santo monte de Dios; caminabas por en medio de las piedras ardientes. Eras PERFECTO en tus caminos desde el día en que fuiste creado, hasta que se encontró iniquidad en ti" (Ez.28:14-15). "¡Como caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana!" (Is.14:12). Si una criatura como esta - caminando en la misma presencia de Dios - puede caer de la gracia, entonces nosotros también, aun en medio de un ministerio poderoso dado por Dios.

Es importante estar conscientes de la fuerza y astucia de nuestro adversario. El diablo pudo estudiar la humanidad durante miles de años, y aprendió como manipular a los seres humanos de la manera más eficaz. El ha visto avivamientos venir e irse. El hizo caer a grandes hombres de Dios, y tropezar a otros. El es un maestro en la guerra espiritual, y juega DURO, sin conciencia y sin misericordia. Pone trampas que a veces demoran meses y años hasta mostrar su fruto, pero finalmente hacen que los hombres fracasen en su vida o ministerio. El lo ha visto todo. - Sin embargo, en el poder de Dios es posible ganar contra él, y ganar bien. Pero no debemos ser ignorantes de sus acechanzas para atraparnos. Y tenemos que aprender las lecciones que la historia nos enseña.

EL ORGULLO ESPIRITUAL

El orgullo espiritual es la mayor raíz, a menudo invisible, de mucho engaño y de la caída de muchos ministerios prometedores. Un amigo de América que estudió este tema hace poco, dijo que durante los últimos 21 años él ha conocido personalmente a por lo menos una docena de hombres ungidos de Dios que perdieron su unción y su ministerio. El dijo que varios de ellos terminaron muertos o en la cárcel. "Al que mucho es dado, mucho se requiere de él." Repito las palabras de Paul Billheimer: "Las arenas del tiempo están llenas de los escombros de las vidas de muchos que una vez fueron usados poderosamente por Dios, pero que naufragaron sobre las rocas del ORGULLO ESPIRITUAL." Como dice la Esritura: "El ORGULLO viene antes de la caída" (Prov.16:18). Si satanás no puede destruirnos desde afuera, nos destruirá desde adentro.

Normalmente es a través de nuestros PENSAMIENTOS - en nuestra MENTE -, que vienen estos ataques, con tentaciones al orgullo que se disfrazan como nuestros propios pensamientos y sentimientos, etc. El diablo se contentará con una estrategia a largo plazo, lentamente edificando sobre lo que él puso en nuestra mente, hasta que pueda influenciarnos a malas decisiones y malos juicios - cegados por un orgullo sutil en esta área crucial. Su objetivo es hacernos "CREER LA MENTIRA", y en este proceso, su engaño orgulloso viaja desde la mente hacia nuestro corazón, de donde es mucho más difícil de desalojar. Entonces crecerá como una semilla y empezará a manifestarse en nuestra vida. Si no tratamos con ello, finalmente Dios tendrá que quitarnos del ministerio. La Biblia nos dice que tengamos la "mente de Cristo", y que "llevemos cautivo cada pensamiento bajo la obediencia a Cristo" (2 Cor.10:5).

Debemos ser llenos de Su Espíritu, para que tengamos UNA MENTE CONTROLADA, DIRIGIDA Y ENFOCADA HACIA DIOS. Personalmente encontré que se puede tratar de manera muy eficaz con estas "raíces" o fortalezas del orgullo, o cualquier otra cosa en nuestra vida, RENUNCIÁNDOLOS desde lo más profundo de nuestro corazón y alma, en el nombre de Jesús, y expulsándolos de nosotros mismos como cosas que odiamos. (Esto aplica también a malas costumbres, y cualquier otra forma de "fortalezas".) "Porque las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas por Dios para derribar fortalezas" (2 Cor.10:4). No tenemos que dejar al diablo dominar ninguna área de nuestra vida de esta forma.

Obviamente, los que están involucrados en ministerios poderosos son particularmente vulnerables al orgullo, por causa de las cosas asombrosas que ellos ven suceder cada día en sus ministerios; y fácilmente pueden ser tentados a tomar algo de la gloria para ellos mismos, o a pensar que ellos son algo "especial", olvidando que todo don que tienen viene de Dios. Este orgullo es increíblemente sutil, y el diablo pone a tales ministerio bajo tanta "presión" como puede. Pero recordemos también que Dios no permitirá que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar. (1 Cor.10:13).

Es importante notar que William Branham era aparentemente todavía un hombre realmente humilde en muchos aspectos hasta el día de su muerte; y sin embargo, el diablo pudo introducir un orgullo sutil en varias áreas importantes de su mente y corazón. El cayó en la presunción de ser un maestro cuando este obviamente no era su llamado; y finalmente creyó en falsas revelaciones de ser "Elías" y proclamó esto ante sus seguidores. Como escribió el apóstol Pablo, no debemos pensar de nosotros mismos "más de lo que debemos pensar" (Rom.12:3). Hablando de la caída de Lucifer, Dios dijo: "Tu corazón se elevó por causa de tu belleza; corrompiste tu sabiduría por causa de tu esplendor." (Ez.28:17).

Es también importante recordar que después de ganar nuestras victorias más grandes en Dios, es cuando somos más vulnerables a ataques del enemigo. Como escribió Pablo: "El que piensa estar parado, cuídese para que no caiga." (1 Cor.10:12). Vemos esto particularmente en la vida de John Alexander Dowie. Cuando él había ganado la victoria y llegó a un período de éxito y prosperidad en su ministerio, bajó la guardia y fue engañado a "CREER LA MENTIRA" del diablo.

Es claro desde las Escrituras que en los últimos días sí HABRÁ ministerios que avanzarán "en el espíritu y el poder de Elías". Sin embargo, como escribió Gordon Lindsay en su biografía de Dowie: "SI EL REALMENTE HUBIERA SIDO ELÍAS, ¡QUÉ ERROR DESAFORTUNADO HUBIERA COMETIDO AL PROCLAMARSE ÉL MISMO COMO TAL! Juan el Bautista se contentó con decir que él era 'una voz que clama en el desierto'. Cuando le preguntaron si él era Elías, él dijo que no. ¡Pero más tarde Cristo dijo que sí lo era! (Mat.11:14) Jesús alabó la humildad de Juan quien dijo: 'El tiene que aumentar, pero yo tengo que menguar', y declaró que ninguno nacido de mujeres era mayor que él." (G.Lindsay, "John Alexander Dowie", p.190) A menudo es cuando se hacen tales DECLARACIONES de ser un "apóstol de los últimos días" o un "Elías", que las cosas empiezan a descarriarse. El diablo siempre intenta hacernos "CREER UNA MENTIRA", o incluso declarar públicamente una VERDAD EXAGERADA, y después ACTUAR SEGÚN ELLA. Después de esto el engaño aumenta y nuestra ceguera crece, hasta que suceda un desastre.

Una cosa alarmante es que LOS DONES, EL PODER Y EL LLAMADO DE DIOS normalmente siguen obrando con el mismo poder, a menudo hasta la muerte. "Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables" (Rom.11:29). En otras palabras, Dios normalmente no quita estos dones, aun cuando un ministerio cae en el engaño. Y así continuarán ejerciendo este poder, pensando que "todo está bien" y pasando por alto todas las advertencias, hasta que sea demasiado tarde. Un error fatal pero muy común. La historia está repleta con los escombros esparcidos de tales ministerios, que se negaron a hacer caso a la escritura de Dios en la pared, hasta que fue demasiado tarde.

LAS FINANZAS

Habrán notado que tanto en Dowie como en Branham, los errores de juicio en cuanto a las finanzas contribuyeron a su caída. Dowie fue demasiado enredado en los asuntos financieros y en las "preocupaciones de este mundo" (aparentemente como resultado de su idea de ser "Elías el Restaurador"). Sin duda, Dios tratará duramente con cualquiera que usa su unción y dones como un medio para alcanzar riquezas y lujos. G.H.Montgomery escribió acerca del declive del Avivamiento de sanidades, y acerca de un buen número de evangelistas de aquel tiempo: "Hombres que predican al Nazareno manso y humilde a un mundo perdido y moribundo, pero viven en palacios construidos con el dinero ofrendado por el pobre pueblo de Dios, no pueden llamarse seguidores de Jesús."

Con Branham fue el problema opuesto: él no se preocupó en absoluto por sus finanzas, y posiblemente asumió que "Dios se preocupará de ello, entonces yo no necesito arreglar nada ni hacer caso a algo." Esta es también una forma fatal de presunción. No dudo de que Dios advirtió a Branham silenciosamente muchas veces acerca de sus finanzas y su falta de contabilidad; pero fue necesario un desastre para despertarlo, y entonces fue demasiado tarde, y su ministerio estaba hundido en un abismo financiero del que nunca más pudo salir.

En los últimos años encontré a varios hombres y mujeres de Dios que son también "anti-organización" hasta el punto en que podrían fácilmente sufrir el mismo destino como Branham en cuanto a sus finanzas. Su teoría es que "Dios hará todo", y muchos de ellos ven cualquier forma de organización casi como un pecado. Pero yo pregunto: Si Dios no quiere que nos organicemos de ninguna forma, ¿por qué inventó El los dones de "AYUDADORES" y "ADMINISTRADORES"? (1 Cor.12:28). También tenemos que recordar que la iglesia temprana constituyó a siete hombres para administrar los fondos recolectados por los apóstoles, para distribuirlos entre los pobres etc. (Hechos 6:1-7).

Obviamente, una tal organización no necesita parecerse a las iglesias actuales; pero sí necesita ser eficaz, y sobre todo honesta y transparente ante todos. Lo peor que puede suceder, es que haya manejos dudosos de las finanzas que traigan reproche sobre el pueblo de Dios. El Ejército de Salvación en sus inicios tenía una tal organización. El movimiento entero fue modelado según el ejemplo de un ejército movilizado, con un puesto central de mando en Londres (de donde gobernaba el general William Booth con vara de hierro), y líneas de abastecimiento que se extendían hacia cada rincón del mundo. Como la iglesia temprana, ellos se preocupaban por los pobres, y por los ministerios de Dios, y miles de personas fueron vestidos, alimentados y alojados (y muchos miles más fueron salvos) por el mundo entero. El Ejército de Salvación durante sus primeros 40 años fue uno de los movimientos de avivamiento más duraderos en toda la historia de la iglesia, y sin duda contribuyó a ello su organización eficaz y piadosa. El avivamiento les seguía adondequiera que iban. Es claro entonces que LA ORGANIZACIÓN NO ES EN TODO CASO NUESTRO ENEMIGO. De hecho, bajo Dios, puede volverse en uno de nuestros mejores amigos.

EL MATRIMONIO

Ya hemos visto que en los años posteriores de Dowie, cuando él tenía mucha necesidad de consejos espirituales equilibrados de parte de personas cercanas a él, su esposa aparentemente no le ayudó mucho (muy al contrario). Esto ilustra cuan importante es un matrimonio fuerte y piadoso para los siervos de Dios, especialmente para aquellos que están constantemente bombardeados por el diablo porque tienen un ministerio tan eficaz. Los casados que menosprecian la importancia de su matrimonio para su ministerio, son faltos de sabiduría. El diablo buscará cualquier grieta en su armadura, y si hay debilidades en su matrimonio, los explotará al máximo. En una encuesta entre mujeres divorciadas en los Estados Unidos que abandonaron a sus esposos, una gran parte de ellas dijo que fue por el "DESCUIDO" de parte de él. Sus esposos se habían vuelto tan ocupados con su trabajo etc, que habían descuidado a sus esposas. Y tristemente, lo mismo sucede con muchos ministros cristianos. Una situación fatal y trágica.

Más que nunca, creo que en estos últimos días, Dios desea usar ministerios donde hay un amor profundo y un compañerismo espiritual obvio entre esposo y esposa. Y esto nos da a nosotros que somos casados la ventaja adicional de tener a alguien que "guarda nuestra espalda". Recuerda, Pablo escribió en las calificaciones para líderes en la iglesia, que un hombre debe ser "esposo de una sola esposa ... Tiene que administrar bien su propio hogar, manteniendo a sus hijos en sujeción y respetuosos en todo, porque si un hombre no sabe administrar su propio hogar, ¿cómo puede cuidar de la iglesia de Dios?" (1 Tim.3:2-5) Nuestra familia es mucho más importante para Dios de lo que nos damos cuenta, y la situación de nuestra familia revela si somos verdaderamente aptos para estar en el ministerio.

ENGAÑADOS POR EL PECADO

Como dije antes, el orgullo espiritual está a la raíz de la caída de muchos ministerios. Muchos piensan que "todo está bien" porque los milagros siguen sucediendo, aunque están involucrados en pecado o engaño. El orgullo provee al diablo una "entrada legal" por la cual puede traer engaño en otras áreas también. Estarías asombrado por las excusas que tales personas engañadas presentan, para decir que cierto pecado "está bien para ellos", aunque ciertamente NO está bien para todos los demás. El diablo logró engañar y derrotar a varios ministros prominentes involucrados en el Avivamiento de sanidades. A unos llegó con el amor al dinero y las comodidades; a otros con ambiciones egoístas y envidia, y algunos incluso se volvieron borrachos. Sin embargo, muchos de ellos seguían obrando milagros hasta el fin. Pero al fin perdieron todo. Hablando del declive de aquel avivamiento, Gordon Lindsay observó que muchos ministros habían dejado de "ayunar y esperar ante Dios". El dijo que muchos ministerios se fueron abajo "por falta de humildad y una tendencia a exaltarse a sí mismos." Se molestó por el énfasis creciente en el dinero. "Más tarde, Lindsay concluyó que incluso en el auge del avivamiento, muchos de los evangelistas no habían luchado hasta la victoria en oración, no habían tocado a Dios en cuanto a su ministerio, simplemente habían levantado su bandera." (D.Harrell Jr, "Todas las cosas son posibles", p.139).

Una de las seducciones más comunes del diablo por toda la historia fue el pecado sexual (a veces el sexo pervertido; pero normalmente el adulterio). El diablo literalmente tirará contra tales ministerios todo lo que encuentra (aunque a menudo lo hace de una manera disfrazada o sutil). El buscará esta única grieta en su armadura. Es por eso que a menudo Dios invierte muchos años en entrenar y preparar a tales ministerios en la oscuridad, antes de darles su unción y comisión. El tiene que ponerlos a prueba - para ver si podían sobrevivir las ataques del enemigo, y las tentaciones al orgullo etc. El tiene que poder confiar en ellos para encomendarles Su unción. Y aun así, El sabía que algunos de ellos le decepcionarían.

En su libro "Pon la trompeta a tu boca", David Wilkerson descubre unas razones interesantes por qué los pastores y otros ministros en América caían en adulterio. En una encuesta se hizo obvio cuál fue la estrategia número uno del diablo. En la gran mayoría de los casos, estos hombres habían desarrollado una relación "espiritual" cercana con una mujer aparte de su esposa, y terminaron con cometer adulterio con ella. A menudo oraban o conversaban sobre la Biblia con esta mujer espiritual, hasta que al fin se volvieron cercanos e íntimos, y él empezaba a compartir con ella cosas que debería haber compartido con su esposa. ¡Cuán "espiritual" se veía todo eso! ¿No sería maravilloso ser casado con una mujer como ella? (¿Alguna vez habrán intentado compartir con su propia esposa de esta manera?) Qué engaño tan sutil y astuto. Satanás ha logrado "quitar" a muchos ministros prometedores solo con esta técnica. - Después hay el viejo engaño de "Tengo permiso de tener más de una esposa a la vez." (A pesar de lo que la Biblia dice en 1 Tim.3:2 etc.) O, "Dios me ha mostrado que mi esposa podría morir, entonces necesito otra compañera." Como dije, es asombroso lo que el diablo puede hacernos creer a veces.

Casi todo engaño se aprovecha de unos deseos o fortalezas secretos muy dentro de nosotros. Una parte de nosotros quiere creer que el engaño es verdad. Es por eso que tenemos que ser tan brutalmente honestos con nosotros mismos en RENUNCIAR a tales engaños y fortalezas, si queremos ser verdaderamente libres. - La "autoconmiseración" es otro, sutil pero mortal - la verdadera causa de muchas depresiones. Mucha gente disfruta en cierta forma de "sentirse mal" o de sentir pesar por ellos mismos, y esto puede ser una fortaleza que debilita mucho la vida. No hagas una "mascota" de eso - ¡RENÚNCIALO!

Otra cosa que quiero tocar aquí, es la ENVIDIA que puede entrar al ministerio. Esto también es un mal muy sutil y muy destructivo. (Los fariseos hicieron matar a Jesús por causa de envidia - Marc.15:10). Si alguna vez sientes ganas de atacar o criticar a un líder que obra en más poder, o es más conocido que tú, revisa tu motivación muy cuidadosamente para asegurar que no tienes envidia o una ambición egoísta. Un gran número de equipos ministeriales fueron destruidos por causa de la envidia de líderes - sea desde afuera o desde adentro. ¿Quién sabe lo que motivó a Judas Iscariote a traicionar a Jesús? (Recordamos que Judas era uno de los doce discípulos PERSONALMENTE ESCOGIDOS.) Por un bien tiempo ya me estoy preguntando si el anticristo que aparecerá al fin de los tiempos, no será uno de los genuinos apóstoles de Dios de los últimos tiempos - después de descarriarse. ¿No le llama la Biblia el "hijo de la perdición", igual como a Judas? ¿Y no obrará él señales y milagros poderosos, igual como los genuinos apóstoles de los últimos días? ¡Da miedo pensarlo! (Sin embargo, el pueblo de Dios discernirá la verdad cuando llegue el tiempo.) El patrón de la caída del propio diablo fue, al parecer: Orgullo espiritual, envidia y ambición egoísta, y después rebelión. Por supuesto, este mismo patrón se encuentra ahora constantemente entre los humanos caídos (incluso cristianos, tristemente.)

Para los verdaderos ministros de Dios, el secreto para sobrevivir los últimos días es el mismo como siempre. Tiene que haber un profundo odio al pecado, un genuino temor a Dios, una honestidad severa consigo mismo, y un corazón según el corazón de Dios. Solamente así pueden estar seguros de "perseverar hasta el fin". Es por eso que Dios pasó tanto tiempo preparando y "quebrantando" a estos ministerios, antes de enviarlos a guiar a Su pueblo fuera de la esclavitud y a su luz gloriosa.

¡DIOS NECESITA LÍDERES!

Creo que el movimiento venidero de Dios será aun más increíble que el gran Avivamiento de sanidades; y que el derramamiento de Su Espíritu será más grande que cualquier cosa que he visto antes. Pero creo que se aplicarán los mismos peligros y los mismos principios como siempre. Tenemos que aprender las lecciones de la historia, para no repetirlas.

Quiero enfatizar que como todos los movimientos previos de Dios, éste necesitará a LÍDERES ungidos y levantados por Dios, para hacer avanzar y establecer Su avivamiento. Algunas personas creen en un avivamiento "sin líderes", donde Dios "hace todo" y el liderazgo humano es casi obsoleto. Pero a partir de todo lo que Dios ha dicho, yo diría que tales personas se están engañando a sí mismos. NUNCA HUBO, Y NUNCA HABRÁ, UNA REFORMA O UN AVIVAMIENTO "SIN LÍDERES". Díganme: ¿Hubiera sucedido el avivamiento del libro de Hechos, sin apóstoles ungidos que lo lideraban? ¿Hubieron los judíos escapado de Egipto sin un Moisés ungido que los guió? ¿Hubieran alguna vez tomado la Tierra Prometida sin un Josué? ¡NUNCA! Dios sigue comprometido con USAR A HUMANOS como Sus instrumentos y líderes de reforma y avivamiento en la tierra. Si Dios NO utilizara a un tal liderazgo humano, El iría en contra de la naturaleza entera de Su trato con la humanidad.

Puedo entender bien por qué un buen número de cristianos hoy se decepcionaron con el liderazgo de las iglesias actuales. Pero no puedo entender por qué querran abolir el entero concepto de "liderazgo". El hecho es, Dios podría muy bien querer usar A ELLOS MISMOS como líderes en el avivamiento venidero. Pero encontré que varios de ellos odian tanto la idea de liderazgo y autoridad, que dudo de si alguna vez harían caso al llamado de Dios. (Tengo que preguntar: ¿no sería esto una forma sutil de "rebelión"? ¿Cuál es la verdadera motivación detrás de un tal rechazo a la autoridad - aun a la verdadera autoridad piadosa?) Esta es una gran preocupación para mí desde hace varios años. Yo creo (a causa de mucho de lo que Dios está diciendo por el mundo entero) que El está preparando secretamente una compañía de futuros líderes de avivamiento, ya desde hace muchos años, los Josués y Davides que todavía están escondidos, pero repentinamente se levantarán en el tiempo perfecto de Dios para guiar a Su pueblo hacia el avivamiento. Si algunos de estos hombres y mujeres no hacen caso al llamado de Dios, entonces tenemos un gran problema, ¿no cierto? Pero por el otro lado, esto es quizás solo un ejemplo más de que "muchos son llamados, pero pocos son escogidos". (Les insto a orar y reflexionar acerca de estas cosas.)

Lo que Dios me habló claramente, es: SIN LÍDERES NO HABRÁ AVIVAMIENTO. Y El dijo también que CUANDO SE LEVANTEN LOS NUEVOS APÓSTOLES, ENTONCES EMPEZARÁ EL AVIVAMIENTO. Igual como la iglesia temprana, serán los nuevos apóstoles que llevarán la unción genuina de avivamiento en estos últimos días, y cuando ellos se levanten, el avivamiento comenzará de verdad. (Así fue con cada verdadera reforma y avivamiento.) Estos serán hombres de una enorme autoridad piadosa y poder. Ellos ciertamente no abusarán de tal autoridad; pero tampoco tendrán miedo de "reprender y exhortar" donde fuera necesario. Y estos ministerios poderosos, junto con los muchos profetas y evangelistas que también se levantarán, avanzarán bajo una unción poderosa - un ejército "terrible, con banderas", destruyendo las obras del diablo en el nombre de Jesús. Muchos de estos líderes parecerán bastante "ásperos" en su apariencia externa (igual como los ex-pescadores y cobradores de impuestos en el libro de Hechos), pero caminarán en completa pureza del corazón ante Dios. Y también creo que aunque no serán "apóstoles" como tales, Dios usará a NIÑOS Y ADOLESCENTES de una manera tremenda en el avivamiento que viene (a menudo de una manera que hará avergonzar a los adultos). ¡Qué días gloriosos serán estos!

Grandes evangelistas de sanidad.

LOS QUE TENÍAN LA PLENITUD, PERO CAYERON EN SU ANDAR

Es tiempo ahora para mirar a algunos de los hombres ungidos de Dios que ganaron muchas batallas contra satanás, pero fueron derrotados al final. Es de las vidas de estos hombres que podemos aprender algunas de las lecciones más importantes relacionadas con esta forma de ministerio.

JOHN ALEXANDER DOWIE

John Alexander Dowie nació en Escocia en 1847, pero pasó mucho de su vida temprana en Australia. Fue un verdadero luchador, peleando con audacia contra el pecado y la tibieza que encontró alrededor de él - incluso como ministro joven en Australia. En años posteriores, partiularmente después de trasladarse a Chicago en los Estados Unidos, él se volvió probablemente el pionero más conocido de la sanidad divina en todo el mundo. En sus primeros años de éxito extraordinario en Chicago, donde el poder de Dios se demostraba constantemente, y cientos fueron sanados de toda aflicción, parecía que el diablo estaba reclutando a todo demonio del infierno para atacarle y hacerle caer. Fue arrestado más de cien veces por acusaciones falsas, fue constantemente atacado por los periodistas más prominentes de la ciudad, e incluso sufrió disturbios en la calle y atentados contra su vida. (En una ocasión notable fue repentinamente advertido por una voz de Dios, de que debía salir de su oficina. Así se salvó de reventar en pedazos por una bomba poderosa que había sido colocada allí.) Finalmente prevaleció, con su credibilidad intacta (y aun mejorada, a pesar de todas las controversias), y fue el campeón más eficaz de la sanidad divina en América hasta aquel tiempo.

Pero trágicamente, después de estos años tempranos de batalla constante, cuando llegó un tiempo de relativa paz y prosperidad en su vida, este luchador audaz fue seducido por el diablo a vestirse con una vestimenta de sumo sacerdote, y a pensar que él era el profeta Elías. Después de esto, el fin no pudo tardar. John Alexander Dowie murió unos años más tarde en bastante vergüenza, enfermo y quebrantado, solo una sombra de lo que era antes. Había perdido su ministerio, y literalmente todo lo que poseía. La manera como uno de los luchadores más grandes de Dios pudo llegar a un fin tan trágico, debe ser una lección objetiva para todos nosotros.

Las citas usadas son casi todas tomadas del libro "John Alexander Dowie - una biografía de pruebas, tragedias y triunfos", por Gordon Lindsay.

Como en la vida de muchos hombres de Dios en preparación para un ministerio poderoso, Dios había usado los primeros años de la vida cristiana de Dowie como un período de entrenamiento. Sus muchas luchas y fracasos, y el duro "desierto" espiritual en la oscuridad de Australia, fueron usados para moldearlo y quebrantarlo, y produjeron en él una gran hambre y búsqueda de Dios. Como Gordon Lindsay escribió en la introducción de su libro acerca de Dowie: "Cuando alguien es escogido por Dios para ser usado de una manera inusual, Dios lo lleva a través de un período de entrenamiento, que a veces incluye las pruebas y tribulaciones más severas." El dice que cuando Dowie pisó el suelo americano por primera vez en su vida, a la edad de 41 años, él era casi completamente desconocido. Pero cuando su unción de sanidad de Dios fue reconocida, y el tiempo perfecto de Dios llegó, John Alexander Dowie subió repentinamente a una prominencia internacional, como uno de los grandes líderes de Dios de aquel período. Lindsay escribe acerca de la caída de Dowie, que "fue en el momento que él empezó a involucrarse en actividades seculares, y se apartó de la sencillez de sus días tempranos, que empezó su caída."

John Alexander Dowie fue descrito como "un reformador que luchaba en contra de toda probabilidad de éxito, desafiaba a solas la apostasía de su tiempo, y tuvo éxito al llamar la atención de la iglesia visible hacia el mensaje del Evangelio de la sanidad - un mensaje de liberación para el hombre entero, cuerpo, alma, y espíritu... Contra una oposición abrumadora, una prensa hostil, pastores amargamente opuestos, gobernantes de la ciudad antagonistas, abogados inescrupulosos ... él luchó por el derecho de orar por los enfermos y prevaleció. A pesar de la persecución más feroz, numerosas detenciones ilegales - hasta cien en un solo año -, él ganó contra sus enemigos y los frustró, y llamó la atención del mundo a la gran verdad de que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y para siempre." (p.3-4) Y durante todo este período, numerosos milagros de sanidad extraordinarios, documentados, sucedieron bajo su ministerio.

Por favor recuerden cuan NUEVO era todo esto en su tiempo. Hoy en día, las cosas por las que Dowie luchó se consideran normales en el mundo cristiano. Pero en aquellos días no existía nada así como un ministerio de sanidad, o evangelistas de sanidad. Dowie fue un pionero, un instrumento de Dios que abrió el camino para los que iban a seguir, igual como muchos reformadores cristianos a través de los tiempos.

Pero los días de la batalla constante llegaron a su fin. Con su nuevo éxito y la prosperidad relativa de su ministerio, Dowie cometió el trágico error de bajar la guardia. Como notó Gordon Lindsay: "La mitad de la vida es un período peligroso, y no pocos caen en la tentación de relajarse espiritualmente en este tiempo de la vida (algo muy diferente de relajarse físicamente). La gran diferencia entre el Dr.Dowie y los otros fue que él era un líder mundial cuyas acciones fueron observadas por los ojos de multitudes." (p.195).

"En los días de la adversidad, John Alexander Dowie aprendió a apoyarse fuertemente en Dios. Cuando todos los otros recursos le fallaron, él encomendó su vida a la misericordia y gracia de Dios. Pero CUANDO VINO EL ÉXITO, cuando miles de personas CASI LE IDOLATRABAN, él aparentemente ya no sentía esta necesidad tan fuertemente. El se permitió a sí mismo a estar tan ocupado... ¡un error fatal! ¿Cuántos problemas se hubiera ahorrado John Alexander Dowie, si hubiera tomado tiempo para buscar la mente de Dios en las decisiones tan importantes? ¿Cuántos errores fatales cometieron hombres de Dios porque NO SE DETUVIERON PARA BUSCAR EL CONSEJO DEL SEÑOR CUANDO TUVIERON QUE HACER UNA DECISIÓN VITAL?" (p.194)

Como escribió Paul Billheimer: "Las arenas del tiempo están llenas de los escombros de las vidas de muchos que una vez fueron usados poderosamente por Dios, pero que naufragaron sobre las rocas del ORGULLO ESPIRITUAL."

En sus primeros días en Chicago, ciertas personas se habían acercado a Dowie, diciendo que tenían una "revelación directa de Dios", de que Dowie era de hecho "Elías el Restaurador", el gran profeta de los últimos tiempos. Para su desilusión, Dowie los reprendió inmediatamente y los echó de su presencia, y los advirtió de que no volvieran a mencionar tales cosas ante él. Sin embargo, la idea que fue sembrada en aquel día, seguía sonando en sus oídos. "Según su propio testimonio, él intentó deshacerse de esta idea, pero no pudo. Una voz parecía decir: 'Elías tiene que venir, y ¿quién aparte de ti está haciendo la obra de Elías?' El tiempo pasó. Entonces, un día una extraña e intensa convicción inundó su conciencia de que él era de hecho Elías - el que fue anunciado por los profetas que iba a venir y restaurar todas las cosas. La impresión vino con un poder tan abrumador, que su persona entera fue absorbida por ella." (p.188) En junio de 1901, Dowie dio el paso fatal de anunciar públicamente que él era de hecho Elías el Restaurador. (Esta pretensión fue inmediatamente desafiada y denunciada por líderes religiosos en el mundo entero.)

En aquel tiempo Dowie estaba también muy involucrado en la explotación de tierras. Había comprado un terreno grande cerca de Chicago y había comenzado a construir lo que iba a ser 'Ciudad de Sión', una ciudad entera que iba ser habitada por los seguidores de Dowie, y gobernada según "principios cristianos". Tristemente, nadie recordaba que el Nuevo Testamento en ninguna parte dice que nos separemos del mundo de esta manera; sino que vivamos EN el mundo, pero no siendo DE él. Inicialmente, 'Ciudad Sión' fue un gran éxito, tanto económicamente como en cualquier otro respecto. Pero finalmente causó la ruina financiera de Dowie, y esto contribuyó mucho a su caída. Uno de sus grandes sueños fue construir 'ciudades Sión' por el mundo entero - sin duda como parte de su supuesta misión de "restaurar todas las cosas" -, y que desde allí él y sus seguidores iban a empezar a ejercer dominio sobre la tierra. Qué días fatales eran aquellos.

Durante muchos años, la esposa de John se había contentado con vivir a su lado casi en pobreza, confiando en Dios. Pero se reportó que "cuando la prosperidad llegó a la familia Dowie, ella perdió su estilo de vida sencillo: compró vestidos en París y empezó una vida extravagante..." (p.200) Solo unos pocos años antes, esto les hubiera parecido impensable. "Pero con la prosperidad que él obtuvo en América, finalmente se alteró la sencillez de su vida. Llegó a la conclusión - y aparentemente su esposa le apoyó en esto - de que sería ventajoso construir una cara mansión ejecutiva donde él podría hospedar a ciertos personajes importantes. Este gran edificio fue equipado con muchos muebles lujosos." (p.201-202)

Al fin parecía que las mismas cosas que Dowie y su esposa habían combatido durante toda su vida, fueron ahora usadas como estrategias de satanás en contra de ellos para destruirlos. Y para colmo, "en el tiempo crucial de la vida del Dr.Dowie, cuando él tenía una necesidad desesperada de ayuda, parece que su esposa no tenía ninguna fuerza espiritual para apoyarle." (p.201) A veces, especialmente en este período tardío, había unas personas que intentaban advertirlo en contra de lo que estaba haciendo. Pero él se negó a escucharles. Incluso cuando su hija murió trágicamente por causa de un incendio en 1902, él apenas se detuvo para reflexionar acerca de su movimiento precipitado hacia adelante.

Los últimos días de John Dowie no eran buenos. El había luchado una gran lucha por muchos años en su período temprano, pero fue derrotado en la segunda mitad de su vida. Como es a menudo con grandes avivamientos, o con grandes hombres de Dios que caen del camino, el daño que pueden causar y el escarnio que pueden traer sobre el Evangelio, puede casi deshacer lo bueno que vino de ellos al inicio. El diablo debe haber sido encantado al no solamente seducir y apartar a este gran hombre de Dios, sino usarlo aun para ridiculizar las mismas verdades que él había originalmente proclamado de manera tan eficaz. Dios no pudo permitir que John Alexander Dowie continuase en este estado por mucho tiempo. Tuvo que llevárselo. Dowie murió en la creencia de que él era Elías, un hombre enfermo y quebrantado, mutilado en una silla de ruedas. Su ministerio se había desvanecido, la Ciudad Sión estaba casi en la bancarrota, y él había perdido todo lo que tenía. "¡Cómo han caído los poderosos!" El murió el 9 de marzo de 1907.

EL ENIGMA DE WILLIAM BRANHAM

William Branham fue otro evangelista de la mitad del siglo pasado que fue poderosamente usado por Dios durante algunos años. El fue investido con un tal poder que raras veces se ha visto desde los días de los apóstoles. Todavía hay bastante controversia acerca de su vida, su muerte y sus enseñanzas. Para algunos de sus seguidores más ardientes (que todavía existen hoy en día), él parece ser casi un semi-dios - una falacia dañina y trágica que ha asustado a muchos cristianos sanos, de manera que no desean estudiar su vida. Por el otro lado, aun en la cumbre de su ministerio, algunos creyentes sospechaban del poder tremendo y de los señales y milagros inusuales que acompañaron su ministerio. Sin duda, Branham se extravió en la parte posterior de su vida. (Esto es resaltado por el hecho de que Dios lo llevó a una edad temprana y que la causa de su muerte fue un accidente de carro, donde su cuerpo fue horriblemente enredado en los escombros.) Sin embargo, yo creo - junto con muchos otros que estudiaron su vida -, que en sus años tempranos él era uno de los hombres de Dios más ungidos que vivió en los tiempos modernos.

Gordon Lindsay escribió en su biografía de 1952 acerca la vida y el ministerio de Branham: "La historia de la vida de William Branham es tanto más allá de este mundo y de lo ordinario, que si no hubiera una multitud de pruebas infalibles que documentan su autenticidad, uno lo consideraría completamente increíble." (G.Lindsay, "William Branham - un hombre enviado por Dios", p.9). Incluso su nacimiento y niñez tuvieron aspectos inusuales. Nació en 1909 en Kentucky, pero su familia se mudó pronto al estado de Indiana, donde por fin se asentaron cerca de Jeffersonville. La familia de Branham eran "los más pobres de los pobres". Cuando tenía siete años, experimentó la primera de muchas visitaciones divinas: "Parecía una tarde muy tranquila. Retrocedí del árbol y noté que en cierto lugar, aproximadamente del tamaño de un barril, el viento parecía soplar a través de las hojas. Después vino una voz que dijo: 'Nunca bebas, fumes, o profanes tu cuerpo de alguna manera, porque tengo un trabajo para ti para cuando seas mayor.'" (p.30)

Branham obedeció a estas instrucciones, pero todavía no se había convertido de verdad. Cuando tenía alrededor de veinte años, su hermano Eduardo murió. Esto le hizo recordar nuevamente el llamado de Dios sobre su vida. Sin embargo, él seguía en el camino que estaba andando (escapándose de Dios) durante unos años más. Finalmente se enfermó seriamente - llegó al umbral de la muerte, en el hospital. Y de repente Dios le visitó otra vez: "El viento se acercaba y se hizo más y más fuerte... Escuché esta misma voz que había dicho 'Nunca bebas ni fumes'. Y las hojas que escuché moverse en el viento, eran las mismas del árbol de aquel día. Pero esta vez la voz dijo: 'Te llamé y no quisiste ir.' Las palabras se repitieron tres veces. Después dije: 'Señor, si eres tú, déjame volver a la tierra y predicaré tu evangelio desde las azoteas y en las esquinas de las calles. ¡Lo diré a todo el mundo!'... Cuando esta visión había pasado, descubrí que me sentí mejor." (p.40-41).

Sin embargo, Branham no fue completamente sanado. Pero ahora estaba lleno de una gran hambre de Dios. "Empecé a buscar y encontrar a Dios. Iba de iglesia en iglesia, intentando encontrar algún lugar donde hacían un llamado a la antigua de 'venir al altar y entregarse a Jesús'. Lo triste fue que no pude encontrar un tal lugar... Una noche tuve tanta hambre de Dios y de una experiencia real, que salí al viejo cobertizo detrás de la casa e intenté orar... De repente entró una luz en el cobertijo y formó una cruz, y la voz desde la cruz me habló en un idioma que no podía entender... mientras oraba, volvió a aparecer. Entonces me pareció que una carga de mil libras fue quitada de mi alma..."

"Yo supe entonces que si Dios quería que yo predicase, El iba a sanarme; entonces fui a una iglesia donde creían en la unción con aceite, y fui sanado al instante. Entonces vi que los discípulos tenían algo que la mayoría de los ministros hoy en día no tienen. Los discípulos eran bautizados con el Espíritu Santo, y así pudieron sanar a los enfermos y hacer milagros poderosos en Su nombre. Entonces empecé a orar por el bautismo del Espíritu Santo. Un día, unos seis meses después, Dios me dio el deseo de mi corazón. El me habló en una gran luz y me dijo que debía predicar y orar por los enfermos, y El los iba a sanar, sin importar la enfermedad que tenían. Entonces comencé a predicar y a hacer lo que El me había dicho." (p.41-42) Branham empezó con reuniones en una carpa en su ciudad de Jeffersonville, y para un joven de 24 años que recién estaba empezando, estas reuniones tuvieron un éxito asombroso, con hasta 3000 personas en una sola reunión, y muchas conversiones.

Más tarde, cuando Branham bautizó a 130 personas en el río Ohio, una luz celestial como una estrella brillante apareció encima de él, justo cuando estaba por bautizar a la decimoséptima persona. Esto fue visto por toda la congregación de 4000 personas que estaban mirando desde la orilla del río. Algunos se escaparon de miedo, mientras otros gritaron o se desmayaron. Un reportaje acerca de este suceso inusual apareció en el diario local poco después. También fue reportado que una voz habló desde la luz, diciendo: "Como Juan el Bautista fue enviado para preceder la primera venida del Señor, así eres tú enviado para preceder Su segunda venida..." - Lo que es cierto, es que se vio una luz celestial, y parece probable que también algo parecido fue hablado sobre él.

Fue en el mismo año, 1933, que algunas visiones significativas fueron dadas a William Branham. En junio de 1933 recibió una serie de siete visiones relacionadas con eventos mundiales del futuro inmediato (y comentó a su congregación acerca de estas visiones). En la primera vio al dictador italiano, Mussolini, invadir exitosamente a Etiopía, pero finalmente acabar de una manera terrible - asesinado y escupido por su propia gente. En la segunda vio como América fue involucrada en una guerra mundial contra Alemania, liderada por un austriaco. La guerra iba a derrotar a ese líder, y tomará un fin misterioso. La tercera visión mostró los tres "ismos" en el mundo - fascismo, nacismo y comunismo, y que los primeros dos iban a acabar en nada, pero que el comunismo iba a florecer. Le fue dicho: "Fíjate en Rusia. Se convertirá en un gran poder mundial." En la cuarta visión vio algunos de los tremendos avances de la ciencia que iban a venir después de la Segunda Guerra Mundial.

La quinta visión mostró el rápido declive moral en el mundo, especialmente en relación con las mujeres. Le fue mostrado este declive desde el inicio del movimiento feminista del fin del siglo XIX, y como las mujeres iban a ganar poco a poco más poder mundano, hasta la elección de un "presidente muchacho" (probablemente Kennedy - se sabe que fue elegido por causa de los votos de las mujeres), y después de esto, un declive progresivo en la forma como las mujeres se vestían - deliberadamente exponiendo más y más de sus cuerpos en una sensualidad cada vez más descarada. Con la verdadera feminidad tan desvalorizada, una terrible decadencia de toda carne vino sobre la tierra, y toda forma de perversión surgió, como es profetizado para los últimos días.

En la sexta visión se levantó en los Estados Unidos una mujer hermosa, vestida en esplendor y vestimentas reales - una mujer que recibió gran poder, y hermosa, pero cruel, astuta y engañosa. Ella dominaba el país con su autoridad. Branham sintió que ella podría representar una persona real, o también una organización particular (¿quizás la iglesia católica?) Sin embargo, hay también la posibilidad de que ella represente un gran espíritu de "Jezabel" que domina el paisaje.

En la séptima y última visión, él vio una gran explosión que rompió el entero país y dejó América como una ruina humeante, caótica, sin ninguna humanidad a la vista. Entonces esta última visión desapareció. (Esta última me hace recordar otra visión de Branham, que él a menudo relató en años posteriores, que mostró un día cuando el entero estado de California, al oeste de la Falla de San Andrés, iba a hundirse en el Océano Pacífica a causa de un terremoto masivo.)

Lo asombroso es que estas siete visiones fueron dadas en un tiempo (junio de 1933) cuando Branham no podía de ninguna manera llegar a estas conclusiones por sí mismo. En 1933, Alemania no estaba de ninguna manera lista para una guerra, Rusia estaba lejos de ser un poder mundial dominante, y el comunismo era una fuerza relativamente pequeña en el mundo. Algunos de los detalles en las visiones eran demasiado extraordinarios para poder ser mera coincidencia. (Vea "Los hechos del profeta", por Pearry Green, p.48-51, para una descripción más completa.) El hecho es que estas visiones fueron dadas a un hombre sencillo, ineducado, en un lugar apartado de Indiana, un hombre que tenía muy poco entendimiento de las complejidades políticas. Y el hecho de que por lo menos cinco de estas visiones se han cumplido precisamente hasta hoy, significa que deberíamos tomar las otras dos también en serio.

Después de los bautizos, se construyó una iglesia para que Branham pastorease en Jeffersonville. Los siguientes años eran un tiempo fructífero en su vida y ministerio, y se casó con una esposa cristiana hermosa y tuvieron dos hijos. Sin embargo, varios años después Branham llegó a un cruce de caminos y cometió un serio error de juicio, que iba a tener repercusiones serias para su familia y ministerio. Después de asistir a una convención pentecostal por primera vez (hasta entonces él había sido un bautista independiente), Branham fue invitado por aquellos pentecostales a ser un evangelista itinerante para ellos, y él sintió que este era definitivamente un llamado de Dios. Sin embargo, se dejó convencer por unos amigos de que los pentecostales eran "basura" (en aquel tiempo ellos eran considerados los más inferiores de los inferiores), y se retiró de ellos.

"Fue en aquel tiempo que la unción de Dios que había venido sobre mí, me abandonó. No volvió realmente hasta cinco años después... Todo iba mal. Mi iglesia iba hacia abajo, y no sabía qué hacer. Entonces llegó el período oscuro en mi vida cuando vino la inundación del río Ohio que cobró tantas vidas, incluso las dos personas más queridas en el mundo entero." (G.Lindsay, "William Branham - un hombre enviado por Dios", p.51) La gran inundación de 1937 cobró las vidas de la esposa de Branham y de su hijita que todavía era una bebé, y Branham se quedó con el corazón quebrantado, con solo su hijito pequeño. Esto fue solamente ocho meses después de que él había retrocedido de obedecer a Dios y unirse a los pentecostales, y él mismo reconoció la conexión trágica.

Durante varios años después de esto, Branham siguió predicando y también trabajaba en diferentes empleos. Volvió a casarse, y cuando vino una nueva visitación del ángel de Dios en 1946, estaba trabajando como guardián de juegos del estado de Indiana. Este iba a ser el inicio de su ministerio internacional de milagros: "Tengo que contarles acerca del ángel y de la llegada del don. Nunca olvidaré el día, 7 de mayo de 1946, una temporada muy hermosa en Indiana, donde yo trabajaba. Había ido a casa para almorzar ... y mientras caminaba alrededor de la casa debajo de un árbol de arce, parecía que toda la copa del árbol se iba a soltar. Parecía que algo bajaba por el árbol como un gran viento recio... Mi esposa vino de la casa asustada, y me preguntó qué estaba mal. Intentando contenerme, me senté y le conté que después de estos veinte años raros de conocer este sentimiento extraño, había llegado el tiempo en que tenía que descubrir de qué trataba todo esto. ¡La crisis había venido!"

"Esta tarde me retiré a un lugar secreto para orar y leer la Biblia. Entré profundamente en la oración; parecía que toda mi alma se iba a desgarrar de mí. Lloré ante Dios... puse mi rostro al suelo... miré hacia arriba y exclamé: 'Si me perdonas por la manera como he actuado, intentaré hacerlo mejor... Lo siento que he sido tan negligente todos estos años en hacer la obra que quisiste que haga... ¿Me hablarás de alguna manera, Dios? Si tú no me ayudas, no puedo seguir adelante.' ...Entonces en la noche, alrededor de las once, yo dejé de orar y estaba allí sentado, cuando noté una luz vacilante en la habitación... la luz se extendía en el piso, se hizo más ancha... y cuando miré hacia arriba, había una gran estrella allí. Sin embargo, no tenía puntas como una estrella; más se veía como una bola de fuego o de luz, alumbrando hacia abajo al piso. Justo entonces escuché a alguien caminar por el piso..."

"Ahora, pasando por la luz, vi los pies de un hombre que se acercaba a mí, tan naturalmente como tú caminarías hacia mí. Parecía un hombre que según el peso humano pesaría unas doscientas libras, vestido en una túnica blanca. Tenía una cara lisa sin barba, cabello oscuro que caía hasta sus hombros, una tez morena, con un rostro muy agradable, y al acercarse, sus ojos se encontraron con los míos. Viendo que yo estaba de miedo, él empezó a hablar. 'No tengas miedo. Soy enviado desde la presencia del Dios Todopoderoso para decirte que tu vida singular y tus caminos malentendidos fueron para indicar que Dios te ha enviado para llevar un don de sanidad divina a los pueblos del mundo. SI SERÁS SINCERO, Y PUEDES LOGRAR QUE LA GENTE TE CREA, NADA RESISTIRÁ A TU ORACIÓN, NI SIQUIERA EL CÁNCER.'" (p.76-77)

El ángel dijo a Branham que él iba a tener ahora dos señales o dones especiales que iban a obrar en su vida, dados por Dios. El primero le permitiría detectar o discernir enfermedades en la gente - una reacción violenta visible en su mano izquierda que se iba a hinchar y enrojecer cada vez que entraba en contacto con una enfermedad. La segunda señal iba a ser un don que le permitiría discernir los pensamientos y actos pasados de una persona - pecados específicos de los que tenía que arrepentirse, etc. A menudo sucedió que mientras Branham desafiaba a las personas acerca de tales pecados específicos, y ellos los confesaron a Dios, que regularmente fueron sanados de cualquier dolencia, antes que él siquiera podía poner su mano sobre ellos.

Esta visitación angelical marcó el inicio del increíble ministerio internacional de milagros de Branham, y además llevó directamente al gran Avivamiento de sanidades en América, de 1947 a 1955, durante el cual se levantaron muchos ministerios bien conocidos, y miles y miles de personas fueron salvos y sanados. Como dijo Branham: "Las grandes cosas que sucedieron durante estos meses son demasiado innumerables para siquiera ser escritas, pero Dios ha confirmado las palabras del ángel vez tras vez. Sordos, mudos, ciegos, toda clase de enfermedades fueron sanadas, y hasta la fecha tenemos miles de testimonios escritos. Yo no tengo ningún poder por mí mismo de hacer esto... Dios siempre tiene algo o alguien para obrar por medio de él, y yo soy solamente un instrumento usado por Él." (p.78)

Hasta el final de su vida, William Branham era renombrado por su transparencia, su sencillez y su humildad genuina. Sin duda, esto fue en parte debido a su vida temprana de dificultades, quebrantamiento y pobreza - una gran ventaja respecto a su ministerio final. Leí varias de sus prédicas tempranas, y a menudo parecen poco más que testimonios personales acompañados con un mensaje sencillo (pero eficaz) del Evangelio. Había allí apenas una señal de las enseñanzas extrañas, divisivas y controversiales de sus años posteriores. Por fin, el ángel le había dicho que una parte de su comisión era ayudar a UNIR a cristianos de transfondos diferentes. Un observador escribió: "No hay nada jactancioso o arrogante en él. El es un hombre manso y humilde. ...El es un hombre amado por todos. Nadie tiene rencor por su éxito, ni envidia por su gran popularidad." (David Harrell Jr, "Todas las cosas son posibles", p.39).

Durante los siguientes meses y años, Branham viajaba extensamente en los Estados Unidos y también a Europa, Sudáfrica, etc. Miles venías de todas partes para escucharle predicar y para ver las muchas sanidades extraordinarias, milagros y "palabras de ciencia" que acompañaban su ministerio. A menudo él anunciaba públicamente el nombre, la ciudad de origen y otras informaciones acerca de personas en el público que él nunca había conocido. De las miles de tales "palabras de ciencia" que él dio, jamás se supo de una que hubiera sido equivocada. Se reportaba que su don era "100% exacto". Los sordos fueron sanados, los ciegos recibieron la vista, e incluso muertos fueron resucitados. Hubo también varias reuniones donde Branham fue fotografiado con "auras" brillantes o luces extrañas alrededor de él. Fue normal para Branham tener al ángel de Dios parado a su lado mientras ministraba, y a menudo esperaba a que el ángel llegase, antes de empezar. Fue también normal para Branham, ver milagros específicos suceder ante sus ojos en forma de una visión, varios días antes que el mismo milagro iba a suceder en realidad, de manera que cuando ocurrió la circunstancia precisa que había visto en la visión, él sabía exactamente qué hacer. ¡Asombroso! Y dondequiera que iba, Dios fue glorificado de la manera más profunda.

No hay duda de que Branham fue el pionero inicial y el líder clave del gran Avivamiento de sanidades de 1947 a 1955. Durante este avivamiento, docenas de ministerios de sanidad se levantaron por toda América, algunos my conocidos y otros menos prominentes, pero todos ellos inspirados por el ejemplo de Branham y otros. Miles fueron salvos y sanados, no solo en América, sino también en otras naciones. Y el poderoso avivamiento argentino en 1954 con Tommy Hicks (con reuniones de más de 400'000 personas) también tenía fuertes relaciones con este avivamiento. Aun entre los evangelistas más conocidos que llegaron a ser prominentes en aquel tiempo (Oral Roberts, T.L.Osborne, A.A.Allen, Jack Coe, etc.), William Branham fue reconocido como algo especial - algo extraordinario. "Los evangelistas más jóvenes de liberación le vieron como un hombre aparte, como Moisés. 'El era el número uno', dijo Richard Hall, 'si de los evangelistas promedios que tenemos ahora pones a veinte de ellos a un lado y a William Branham al otro lado, él tendría más peso que todos ellos juntos.'" (Winkie Pratney, "Avivamiento", p.220-221).

Más tarde en la década de los 1950, cuando varios evangelistas de sanidad se desviaron hacia el hacer un "show", la exageración, las doctrinas de "prosperidad" y el mendigar por dinero, Branham no tenía nada de eso. El seguía sin cambiar en su actitud hacia esta clase de excesos hasta el final. Un observador escribió acerca de él en 1959: "En mi última visita mencioné cuán 'enfocados en los carros' son los predicadores americanos, casi juzgando el éxito de un hombre por la clase de carro que maneja. En esta conferencia particular, donde el hermano Branham fue el orador principal, ellos llegaron todos en sus carros bonitos, imágenes de elegancia; pero el hermano Branham llegó con un camión. El parece no preocuparse por estas cosas..." (D.Harrell Jr, "Todas las cosas son posibles", p.162).

Sin embargo, hubo debilidades cruciales en las prácticas y en el ministerio de William Branham, que empezaron a manifestarse de manera trágica en la mitad de la década de los 1950. En 1955, por su propio descuido y por la falta de una buena administración, Branham cayó en una dificultad financiera. El había siempre sido despreocupado y casi ingenuo hacia los asuntos de negocios. "El a veces se olvidaba de reuniones planeadas, y no se preocupaba en absoluto por los detalles de los negocios. Algunos de sus asociados sintieron que él era culpable de irresponsabilidad. Branham llegó a escribir: 'Durante nueve años, el Señor había cubierto cada necesidad sin que yo hubiera tenido que pedir dinero de alguien. Entonces, en 1955, en cada una de mis tres reuniones más grandes, los ingresos se quedaron muy detrás de los gastos, y hubo grandes déficits.'... Las dificultades de Branham se complicaron en 1956 cuando enfrentó un juicio por evasión de impuestos... El sencillo Branham, poco interesado en riquezas personales, no había hecho ningún esfuerzo sistemático para rendir cuentas de los miles de dólares que fluían a través de su ministerio." (Op.cit, p.39-40). Para el resto de su vida, Branham trabajaba bajo la carga de una deuda de 40'000 dólares al gobierno. (Esto fue un monto enorme de dinero en aquellos días.)

Es obvio que Dios no pudo bendecir más el ministerio de Branham en cuanto a las finanzas, debido a su administración despreocupada y dudosa. Esto se había convertido en una "entrada legal" por donde el diablo podía ahora irrumpir y derribar el ministerio de Branham. Uno de los resultados más devastadores fue, que cuando la mayoría de los otros evangelistas prominentes fueron llamados al ministerio en grandes carpas móviles (que Dios usaba de manera muy eficaz en aquel tiempo), Branham fue incapaz de dar este paso, aparentemente por causa de sus problemas financieros. Entones su ministerio empezó inmediatamente a perder influencia, y parecía que él ya no estaba en la vanguardia de lo que Dios estaba haciendo.

Hacia 1958, William Branham empezó a reevaluar profundamente su ministerio (como muchos otros evangelistas de sanidad también). El gran Avivamiento de sanidades era ahora claramente una cosa del pasado; y el declive del propio ministerio de Branham había contribuído a esta situación. Un movimiento de Dios no puede continuar cuando un tal líder se pierde. Después de esto, Branham comenzó poco a poco a retirarse a su propio círculo pequeño, donde tenía seguidores leales que le adoraban. (Esencialmente, este círculo consistía en pentecostales de "Jesús solo" - o sea, que niegan la Trinidad, N.d.Tr.) Y mientras antes él no estaba dispuesto a hablar acerca de asuntos "menores" controversiales, él empezó ahora a enfatizar tales cosas más y más en sus prédicas. Lentamente, estas enseñanzas se volvieron cada vez más alarmantes y extremas.

Ya en 1957, Branham había recibido un sueño en el cual él estaba ministrando en un "disco blanco" encima de un pirámide. Una voz desde el cielo proclamó que ningún otro hombre podía pararse en el disco, "o morirá o será matado", y que Branham era "el único que puede pararse allí y se parará allí". Aparentemente, Branham pensaba que este sueño tenía un "significado espiritual". (Op.cit. p.41) Hasta la década de los 1960, él fue claramente convencido de que él era el "Elías" de los últimos tiempos y el verdadero "Mensajero del pacto". Y sus seguidores o adoradores de su pequeño círculo cerrado ciertamente no iban a contradecirle. Varios autores creen que fue al asumir un ministerio de "enseñanza", que Branham cayó en el error. Es claro que él había sido ungido y comisionado por Dios para tener un ministerio profético y evangelístico, pero nunca uno de enseñanza. Y tan pronto como él entró en el área de enseñar doctrina, él empezó a invadir áreas a las que Dios nunca le había llamado, y así se abrió para un engaño cada vez más grande. Fue reportado que hacia el fin, algunas de sus enseñanzas rayaban con el ocultismo. Sin embargo, los dones de señales originales que Dios le había dado, nunca le abandonaron, hasta su muerte en 1965.

Varios hombres intentaron advertir a Branham y traerlo de regreso a algún equilibrio; entre ellos su respetado colega y amigo, Gordon Lindsay. Pero Branham no le escuchaba. "El hermano Lindsay dijo: 'Le supliqué que no enseñe. Le dije: '...Deja la enseñanza bíblica a los maestros. Simplemente predica y ejerce la palabra de ciencia y los dones de sanidad como quiere el Espíritu, y sé una bendición al Cuerpo de Cristo.'" Este profeta dijo al hermano Lindsay: 'Yo sé que no soy un maestro, pero quiero enseñar. ¡Y voy a enseñar!'

"Es peligroso irrumpir en un oficio ministerial al que no eres llamado. En el Antiguo Testamento, cuando alguien irrumpía en un lugar santo que estaba reservado para aquellos que tenían ciertos oficios, inmediatamente caía muerto. Bajo la gracia, personas en desobediencia pueden durar por algún tiempo, pero tarde o temprano, los que irrumpen en oficios ministeriales a los que no son llamados, serán juzgados. Es peligroso irrumpir en el oficio de otra persona." (K.Hagin, "El dio dones a los hombres", p.164-170)

DOS AÑOS antes de la muerte de Branham, Kenneth Hagin, renombrado por su ministerio profético en aquel tiempo, recibió una profecía acerca de Branham y la compartió con Gordon Lindsay: "A fines de 1965, el que ahora está parado al frente del ministerio de sanidades como un profeta, será quitado. Dará un mal paso y satanás destruirá su vida, pero su espíritu será salvo, y sus obras le seguirán. Antes que venga el año 1966, él se habrá ido."

"Llevé esta profecía al hermano Lindsay, porque es bíblico que otros hombres espirituales juzguen la profecía. Nunca la publiqué. Los profetas cometen un error al difundir públicamente algunas de estas cosas." Más tarde, Dios le dijo a Hagin: "Tuve que permitir que él sea quitado, por el daño que él causaba en el cuerpo de Cristo..."

"... Entonces el hermano Lindsay me relató algo más que había sucedido en cuanto a este mismo profeta. Me dijo: 'El año pasado estuve orando con mi esposa y con la hermana Schrader acerca del ministerio. (La hermana Schrader era una profetisa que desde entonces partió para estar con el Señor.) Estábamos orando acerca de varios proyectos en nuestro ministerio. En medio de la oración, la hermana Schrader exclamó: 'Anda y advierte al hermano Branham ... que va a morir.' El hermano Lindsay dijo: 'Yo estaba ocupado, e ignoré esto, y no fui a advertirlo. Más tarde, mi esposa y yo y la hermana Schrader estábamos nuevamente orando acerca de proyectos del ministerio. Y nuevamente, la hermana Schrader exclamó en medio de la oración: 'Anda y advierte al hermano Branham ... que va a morir. El está andando en el camino de Dowie.' Más tarde, el hermano Lindsay dijo: 'Le hablé como el Señor me había instruido, pero vi que él no me iba a escuchar...'" (K.Hagin, "El dio dones a los hombres", p.164-170) - Recordamos que Dowie también había entrado en el error, proclamando que él era el "Elías" de los últimos tiempos.

La esposa de Gordon Lindsay confirmó el relato dado por Kenneth Hagin: "Un día, Kenneth Hagin vino a nuestras oficinas. El dio a Gordon un papel donde estaba escrita una profecía que él dijo que el Señor le había dado. La profecía dijo que el líder del movimiento de liberación pronto iba a ser llevado por la muerte, porque estaba entrando en el error y el Señor iba a tener que quitarlo por esta razón. Gordon tomó la profecía y la guardó en su escritorio. Después de que el hermano Hagin se fue, yo pregunté: '¿Qué piensas acerca de esto? ¿Es Branham?' Gordon respondió seriamente: 'Sí, es Branham. El está entrando en error. El piensa que es Elías. El piensa que es el Mensajero del pacto. Lo triste es que unos hombres inescrupulosos de su entorno están poniendo palabras en su boca, y por causa de su transfondo limitado, él los recibe.'" (Sra. Lindsay, "Los secretos de mi diario", 6ta edición, p.152).

Dos años después, al viajar a Tucson, Arizona, William Branham tuvo una colisión frontal con un chofer ebrio. Su esposa fue gravemente herida, y el cuerpo de Branham fue horriblemente enredado entre los escombros. El seguía con vida durante unos días en el hospital, pero su cabeza se hinchó terriblemente, y pusieron un tubo en su garganta para facilitar su respiración. Murió en la noche de Navidad de 1965, poco antes del fin del año, exactamente como la profecía había predicho. Una vez más, "cómo han caído los poderosos." Una vez más, satanás había tenido éxito en sacar a uno de los grandes siervos de Dios. Y hay poca duda de que el propósito de Dios para la vida y el ministerio de Branham no se cumplió completamente. Algunos de los seguidores de Branham hablaban de que él podría resucitar de los muertos después de unos días, pero fue solo un número muy pequeño que creían en esto. (Todavía hoy hay tales seguidores de Branham alrededor del mundo, y algunos de ellos le adoran con un fervor que raya con la idolatría - un epitafio triste y trágico para alguien que una vez fue un poderoso hombre de Dios.)

Grandes evangelistas de sanidad.

LA VISIÓN DE SMITH WIGGLESWORTH

El siguiente relato es de una visión particularmente poderosa que fue dada a Smith Wigglesworth durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, cuando él recibió la visita de un joven llamado Lester Sumrall (el conocido evangelista de sanidad y liberación, y fundador de la organizacion caritativa "Alimenten a los hambrientos"). Este relato de la visión de Wigglesworth es del libro de Lester Sumrall, "Pioneros de la fe" (1995), p.168-169:

"... Cerrando sus ojos otra vez, él dijo: 'Veo llegar al planeta Tierra el avivamiento más grande en la historia de la humanidad. Y veo sanidad de toda forma de enfermedad. Veo hospitales enteros vacíos con nadie dentro. Aun los médicos están corriendo por las calles, gritando.'

"El me dijo que habría multitudes incontables que serán salvos. Nadie dirá 'tantos', o 'tantos', porque nadie podrá contar a aquellos que vienen a Jesús. Ninguna enfermedad se opondrá al pueblo de Dios... 'Será una situación mundial, no local', dijo, 'un impacto mundial del poder de Dios y de la unción de Dios sobre la humanidad.'

"Después abrió sus ojos y me miró y dijo: 'Yo no lo veré, pero tú lo verás. El Señor dice que yo tengo que ir adelante a mi recompensa, pero que tú verá las obras poderosas que El hará en la tierra en los últimos días.'

"... La idea de que yo iba a ver este avivamiento, fue abrumadora. Y durante la última década, yo creo que hemos visto como el inicio de este avivamiento comenzó a tocar la tierra. Hemos visto movimientos asombrosos de Dios en África... Hace poco estuve en China y me encontré con la iglesia subterránea. Me dijeron que hay por lo menos 45 millones de cristianos del pleno evangelio en China. Encontré allí una profundidad en la oración, y una integridad, que no he visto en ningún otro lugar del mundo... Entonces creo que estamos viendo como la profecía de Smith Wigglesworth empieza a cumplirse. Estamos viendo las primeras etapas de ello." (Lester Sumrall murió el 28 de abril de 1996.)

Otra de las profecías de Wigglesworth dice que el último gran avivamiento traerá un "matrimonio" entre la "Palabra" y el "Espíritu", de una manera que no hemos visto antes. Hubo muchos avivamientos donde la "palabra" hablada era muy importante - especialmente los de Edwards, Wesley, Finney, etc. Y durante el último siglo hubo muchos avivamientos que enfatizaron el Espíritu Santo. Pero éste será un avivamiento que "une en matrimonio" el ministerio de la palabra hablada con el ministerio enfocado en el Espíritu Santo. ¡Qué poder será liberado cuando esto suceda! ¿Puedes imaginarte la predicación de un Charles Finney combinada con las señales y los milagros de un evangelista de sanidad?

Interesantemente, en la década de los 1990, un predicador internacional conocido profetizó que dos líderes cristianos prominentes tenían que morir antes que vendría el gran avivamiento. Esto encaja muy bien con lo que Dios me estaba mostrando a mí mismo y a otros, de que los líderes claves de la "vieja guardia" tienen que irse antes de que el nuevo liderazgo de Dios pueda surgir de verdad. En los años recientes hemos visto fallecer a Derek Prince, Kenneth Hagin y Bill Bright. Es ciertamente una profecía interesante, y un tiempo fascinante para vivir.

Yo creo que vivimos ahora en el umbral de los días más trascendentales en la historia de la iglesia. La gloria de Dios vendrá. Y el pueblo de Dios ya no será el hazmerreír. Los "poderosos hombres y mujeres valientes" de Dios tienen que tomar la delantera una vez más, como en los días antiguos. Creo que Dios busca en nuestros días nuevamente a hombres y mujeres que estén dispuestos a arriesgar todo para El, que murieron al pecado y a sí mismos, que no son dados a la exageración o al hacer un "show" carnal, y que desean solamente servir a Dios, con pureza del espíritu y no con un exceso de poder del alma.

Ciertamente estas palabras de Watchman Nee son trágicamente ciertas, no solo de muchos cristianos hoy en día, sino aun de muchos líderes: "El viejo hombre corrompido en el creyente murió, pero su alma sigue siendo el poder detrás de su manera de vivir. Por un lado, la naturaleza pecaminosa fue tocada drásticamente, pero por el otro lado, la vida propia todavía permanece, y por tanto está necesariamente bajo el dominio del alma... El que depende de su alma para llevar a cabo los deseos del Espíritu, está usando fuerzas naturales (o humanas) para producir una bondad sobrenatural (o divina). Esto es intentar cumplir los mandamientos de Dios en fuerzas propias... Pocos son los que están dispuestos a reconocer honestamente su debilidad e incapacidad, y a apoyarse únicamente en Dios. ¿Quién confesará su inutilidad, si no fue humillado por la gracia de Dios? El hombre se enorgullece en su pericia ... No entiende que sus esfuerzos, tan buenos como parezcan a la vista de los hombres, nunca pueden agradar a Dios... Fracasa miserablemente en sus intentos de ser espiritual, y sigue viviendo en el ámbito del alma." (Watchman Nee, "El hombre espiritual").

Es en el "desierto" estéril de quebrantamiento y desesperación, que Dios trata con estas fuerzas propias del alma en Sus siervos. Y solamente cuando este "yo" fue entregado a la espada hasta lo último, es cuando Dios puede encomendar a estos siervos Su poder que obra milagros. Solamente cuando ellos no desean nada aparte de Su gloria, El puede darles las armas poderosas de la guerra. Como dijo una profecía que fue dada hace varios años en América: "He usado muchas espadas en el pasado, y algunas fueron hechas de metales contaminados. Las usé porque eran las únicas armas disponibles. Pero para este último gran avivamiento necesito espadas de los metales más puros, que hayan pasado por los fuegos más calientes, para que no se quebranten en Mi mano..."

Es mi convicción que nuestro Dios Todopoderoso está ahora buscando a hombres y mujeres a quienes El puede encomendar una tal unción. El está buscando un pueblo que verdaderamente "no amarán sus vidas hasta la muerte"; que conozcan los peligros pero estén dispuestos a arriesgar todo (incluso a la luz del fracaso de algunos en el pasado), para que Dios sea glorificado y Su estándar sea levantado en la tierra en nuestros días. Estamos rodeados por una gran nube de testigos - hombres y mujeres que lucharon una lucha gloriosa y ganaron la carrera. Y Dios busca ahora a hombres y mujeres de esta misma calidad, que tengan hambre y sed de El, que prosiguen a las cosas profundas de Dios, y que voluntariamente pagaron el precio y pasaron mucho tiempo a solas con El. Como Eliseo, que no dejó ir a Elías hasta que recibió una doble porción de la unción de este gran profeta, ellos no dejarán ir a Dios hasta que El los bendiga con un poder similar.

Charles Finney dijo: "ORA LO MÁS QUE PUEDES por el Espíritu Santo de Dios, y LUCHA LO MÁS QUE PUEDES con Dios por Su bendición... Si tienes el Espíritu Santo de Dios, sentirás una gran desesperación al ver la condición de la iglesia y del mundo." Es solamente por medio de esta clase de oración ferviente, agonizante, DE LUCHA, que podemos llegar a estos ámbitos más grandes en Dios. Y entonces, ¡cuánto se nos opondrá satanás! (Y muy probablemente los líderes de las iglesias también.) Como escribió el apóstol Pablo: "Porque no queremos que ustedes ignoren, hermanos, NUESTRA TRIBULACIÓN que nos llegó en Asia, que fuimos CARGADOS SOBREMANERA, MÁS ALLÁ DE NUESTRAS FUERZAS, DE MANERA QUE INCLUSO DESESPERAMOS DE LA VIDA." (2 Cor.1:8)

Como declaró David, el rey de Israel: "Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente" (Sal.42:2). Y fue el gran deseo del apóstol Pablo, "que yo pueda CONOCERLE (A JESÚS), y el poder de Su resurrección, y la comunión de Sus sufrimientos, siendo conformado a Su muerte" (Fil.3:10). Y nuevamente, Charles Finney declaró: "El avivamiento viene del cielo cuando almas heroicas entran al conflicto, decididos a vencer o a morir... 'El reino del cielo sufre violencia, y LOS VIOLENTOS LO TOMAN POR FUERZA.'" - Hace unos años, Dios me dijo el secreto para ser parte del movimiento de Dios que viene. Es simplemente este: "EL QUE SE ATREVE, VENCE." Como dije antes, creo que Dios está actualmente buscando a tales hombres y mujeres, "probados como por fuego", que guiarán a Su pueblo en el gran conflicto que viene. Y el "ATREVIMIENTO" será uno de los requisitos más importantes. Dime, mi amigo, ¿serás uno de ellos? ... "Pero ESPEREN en la ciudad de Jerusalén, hasta que sean INVESTIDOS CON PODER DE LO ALTO" (Luc.24:49).

Grandes evangelistas de sanidad.

Introducción

"Llenos del Espíritu"

Las palabras griegas para "SED LLENOS del Espíritu Santo" (Ef.5:18) deberían traducirse: "SED SIENDO LLENADOS del Espíritu Santo". En otras palabras, debemos buscar a Dios constantemente para que seamos más y más llenos de Su Santo Espíritu. Algunas personas creen que los cristianos recibimos una sola llenura del Espíritu de Dios durante toda nuestra vida. Estas personas quizás son sinceras, pero están SINCERAMENTE EQUIVOCADOS. Este artículo es acerca de hombres y mujeres de Dios que no estaban satisfechos con una señal inicial de la gracia o presencia de Dios en sus vidas. Ellos tenían hambre por más, y en su desesperación por una cercanía más y más profunda con Dios, ellos vencieron toda barrera y superaron todo obstáculo para experimentar una medida cada vez más grande de la santa presencia y gloria de Dios; y para ganar una unción de una clase que raras veces se ha visto desde los días de los apóstoles.

Su hambre fue por MÁS DE JESÚS, y El no los decepcionó, aunque el camino fue a menudo estrecho y difícil. Fue un camino que pocos buscaban. Pero simplemente no era suficiente ser "bautizados en el Espíritu" y "hablar en lenguas". Ellos necesitaban SER INVESTIDOS CON EL PODER DE LO ALTO. Y ellos necesitaban ver a Dios glorificado en sus días, de la manera más profunda posible. Ellos no podían soportar seguir viviendo de la manera como siempre. ¿Donde estaba el poder, dónde estaba la gloria de los días apostólicos? Ellos se encargaron - y fueron impulsados en este camino por Dios mismo - de descubrirlo.

Y así, con ayunos y oración, con luchas agonizantes como Jacob la tenía con Dios, despojando sus vidas no solamente de sus pecados, sino de todos sus "CAMINOS" carnales y emocionales - los caminos del poder humano y de la fuerza humana -, ellos seguían luchando, hasta alcanzar la sala del trono de Dios. Y cuando llegaron allá, fueron hombres y mujeres verdaderamente quebrantados, verdaderamente con "manos puras y un corazón limpio". Y El los encontró allí de la manera más profunda. Dime, mi amigo, ¿tienes hambre y sed de más de Dios? ¿Es tu único deseo amarle con TODO tu corazón y TODA tu mente y TODA tu alma y TODAS tus fuerzas? ¿Y deseas verlo a El glorificado en la tierra a lo máximo posible? "Y me buscarán, y me encontrarán, CUANDO ME BUSQUEN CON TODO VUESTRO CORAZÓN" (Jer.29:13)



SMITH WIGGLESWORTH

Smith Wigglesworth fue sin duda uno de los hombres de Dios más ungidos que vivieron en los tiempos recientes. El fue conocido como el "apóstol de la fe", y si alguien merece ser descrito como "lleno de fe y del Espíritu Santo", fue él. El vivía y caminaba continuamente en la presencia de Dios. Y los milagros que acompañaron su ministerio fueron de la clase que se ha visto raras veces desde los días de los apóstoles. Personas nacidos ciegos y sordos, mutilados, deformados por enfermedades, otros al umbral de la muerte con cáncer u otra enfermedad - todos fueron sanados por el poder de Dios. Aun muertos fueron resucitados.

Nacido en 1859 en pobreza, Smith Wigglesworth se convirtió por medio de los metodistas a la edad de ocho años. Ya entonces tenía hambre de Dios, y hambre de ver almas convertidas. El participaba en el coro de la iglesia episcopal local. "Cuando la mayoría de los niños en el coro tenían doce años, tenían que ser confirmados por el obispo. Yo no tenía doce años, sino entre nueve y diez, cuando el obispo puso sus manos sobre mí. Puedo recordar que cuando él me impuso sus manos, tuve una experiencia similar a la que tuve cuarenta años después cuando fui bautizado en el Espíritu Santo. Mi cuerpo entero se llenó de la conciencia de la presencia de Dios, una conciencia que permaneció conmigo por varios días. Después del servicio de confirmación, todos los otros niños estaban hablando groserías y peleándose, y yo me asombraba por lo que había hecho una diferencia entre ellos y yo." (Stanley Frodsham, "Smith Wigglesworth, Apóstol de fe", p.13. - La mayoría de las citas siguientes son del mismo libro.)

Más tarde, Wigglesworth fue bautizado por inmersión por los bautistas. Pero recordemos que todos sus años tempranos de ministerio y de buscar a Dios fueron mucho antes del avivamiento de la "Calle Azusa" y del movimiento pentecostal. Smith tenía hambre por Dios, y experimentó muchos nuevos niveles de unción bastante antes de experimentar el bautismo en el Espíritu Santo y el hablar en lenguas. El ya fue conocido por su ministerio de sanidad, y había visto a Dios moverse con gran poder, bastante tiempo antes de que se hablaba acerca de la nueva experiencia pentecostal. No como nosotros hoy que empezamos con el bautismo en el Espíritu como nuestra primera unción verdadera, para Smith esto fue la culminación de años de buscar a Dios, y por tanto fue mucho más cerca a una verdadera investidura con "poder de lo alto" como en el Nuevo Testamento.

Smith Wigglesworth dice: "Yo recibí la enseñanza Bíblica fundamental entre los Hermanos de Plymouth. Marché bajo la bandera de sangre y fuego del Ejército de la Salvación, y allí aprendí a ganar almas al aire libre. Recibí la segunda bendición de la santificación y un corazón puro bajo la enseñanza de Reader Harris y la Liga Pentecostal. Reclamé el don del Espíritu Santo por fe mientras esperaba por diez días ante el Señor. Pero en Sunderland, en 1907, me arrodillé ante Dios y tuve una experiencia de Hechos 2:4..." (p.119) El describe esta experiencia así: "Ella (la señora Boddy, esposa de un ministro) puso sus manos sobre mí y después tuvo que salir de la habitación. El fuego cayó. Fue un tiempo maravilloso mientras yo estuve allí a solas con Dios. El me bañó en poder. Fue una conciencia de la limpieza por la sangre preciosa, y exclamé: '¡Limpio! ¡Limpio! ¡Limpio!' Fui llenado con el gozo de la conciencia de la limpieza. Me fue dada una visión en la que vi al Señor Jesucristo. Contemplé la cruz vacía, y le vi a El exaltado a la diestra de Dios el Padre. Ya no pude hablar en inglés, pero empecé a alabarle en otras lenguas como el Espíritu de Dios me lo dio a pronunciar. Yo supe entonces, aunque yo había recibido unciones anteriormente, que ahora, por fin, yo había recibido el verdadero bautismo en el Espíritu Santo como ellos lo recibieron en el día de Pentecostés." (p.44)

Después de esta experiencia, nada pudo parar a Smith Wigglesworth. El era una llama para Dios, y el fuego cayó dondequiera que iba. El dijo: "Creo que los ministros de Dios deben ser llamas de fuego. Nada menos que llamas. Nada menos que instrumentos poderosos, con mensajes ardientes, con corazones llenos de amor. Ellos tienen que tener una PROFUNDIDAD DE CONSAGRACIÓN, que Dios se haya encargado completamente de su cuerpo, y que existen únicamente para manifestar la gloria de Dios. Un bautismo en la muerte, en la que la persona es purificada y activada..." El tenía ciertamente una audacia, un atrevimiento, que raras veces se ha visto en la cristiandad en los tiempos modernos. Fue común para él anunciar en sus reuniones: "Cada sermón que Cristo predicó fue precedido por un milagro ejemplar. Nosotros seguiremos Su ejemplo. La primera persona en este público grande que se ponga de pie, no importa cual sea su enfermedad, yo oraré por esta persona y Dios la librará." - Y la primera persona que se paraba, aunque era el mutilado más deformado, ¡se sanaba!

En otra ocasión típica, un hombre con dolor del estómago vino adelante por oración, y Wigglesworth, ordenando al dolor que se vaya, golpeó al hombre en el estómago de manera que retrocedió hasta la mitad del auditorio - ¡completamente sanado! Wigglesworth creía en ORDENAR a los enfermos a ser sanados en el nombre de Jesús. Su fe era una fe agresiva, santa. El era un hombre "violento", tomando terreno del enemigo con fuerza. Sin embargo, él era también un hombre de gran compasión, como también de gran autoridad. ¡El diablo ciertamente lo sentía cuando Smith Wiggleworth llegó a la ciudad!

Varias personas fueron literalmente resucitados de la muerte bajo el ministerio de Smith. Este es el relato de una ocasión: "Mi amigo dijo: 'Ella está muerta.' El tenía miedo. Yo nunca en mi vida había visto a un hombre con tanto miedo. '¿Qué puedo hacer?', preguntó. Pensarás que lo que hice fue absurdo, pero alcancé la cama y jalé a la mujer. La cargué a través de la habitación, la paré contra la pared y la mantuve parada, porque estaba completamente muerta. Miré su cara y dije: 'En el nombre de Jesús reprendo esta muerte.' - Desde la coronilla de su cabeza hasta la planta de sus pies, su cuerpo entero comenzó a temblar. 'En el nombre de Jesús te ordeno que camines', dije. Repetí: 'En el nombre de Jesús, en el nombre de Jesús, ¡camina!', y ella caminó." (p.59) Esta mujer no solamente fue resucitada de la muerte, sino fue también instantáneamente sanada de una enfermedad terrible. Empezó a testificar a la gente acerca de su experiencia de muerte y restauración. Se ha documentado que Smith Wigglesworth resucitó a un total de 23 personas durante los años de su ministerio.

Una vez que Smith esperaba en el paradero del bus, una mujer tenía un problema con su perrito que le había seguido y no quiso volver a casa. Primero ella intentó hablarle suavemente y pedirle que vaya a casa. Pero después de un tiempo de intentar esto en vano, la mujer de repente pisó fuertemente con su pie y dijo severamente: '¡Anda inmediatamente a casa!' El perro se fue inmediatamente, con la cola entre las patas. "Así es como hay que tratar al diablo", dijo Wigglesworth a voz alta para que todos los que esperaban allí lo pudieran oír. Y esta fue su actitud hacia el diablo, en cada momento. El literalmente viajó por el mundo entero en las décadas de 1920 y 1930, y miles fueron salvos y sanados en todo lugar adonde iba. A menudo llegaba a un lugar sin que se sabía y sin ser anunciado, pero dentro de pocos días se amontonaban miles para escucharlo, porque el poder de Dios que fue demostrado en sus reuniones era tan grande. Dios fue realmente glorificado en todo lugar donde él iba.

El era un hombre que caminaba y vivía en la misma presencia de Dios. Sin embargo, en muchos aspectos era un hombre muy natural y común. Y nunca tenía miedo de emitir una reprensión extraña y severa. Su objetivo era estar en una comunión constante, ininterrumpida con el Padre. En sus años tempranos había pasado horas y días buscando a Dios fervientemente; pero más tarde, "aunque su vida era una combinación de oración y alabanza incesante, y cada una de sus palabras y obras era un acto de adoración, sin embargo no era dado a períodos prolongados de ayuno y oración." (p.122) En lugar de ello, él había aprendido el secreto de estar en una comunión continua, íntima con Dios (a veces retirándose quietamente en sí mismo para este propósito), aun cuando estaba en medio de una multitud de gente. El caminaba por fe, y estaba "en el Espíritu" todo el tiempo. Este fue un secreto vital de su éxito. El dijo: "Hay dos lados de este bautismo: El primero es, tú posees el Espíritu; el segundo es que el Espíritu te posee a ti." (Vea "La vida de Smith Wigglesworth", por Jack Hywel-Davies.) El había contado el costo, y todo pertenecía a Dios. El era un hombre que realmente comprendía la AUTORIDAD PIADOSA, y CAMINABA en ella por la fe. El dijo: "'Sed llenos del Espíritu', o sea, sed ATESTADOS del Espíritu, tan repletos que no quede lugar para ninguna otra cosa." Esta fue la manera como él vivía. Lleno de audacia, lleno de atrevimiento, "lleno de fe y del Espíritu Santo."

En una ocasión, él recuerda: "Estuve viajando a Cardiff en el sur de Gales. Yo había estado mucho en oración durante el viaje. El vagón estaba lleno de gente de quienes yo sabía que no eran salvos, pero había tanta conversación y bromas que no pude decir ni una palabra a favor de mi Maestro. Cuando el tren se estaba acercando a la estación, me fui a lavar las manos, y cuando regresé, un hombre saltó sobre sus pies y dijo: 'Señor, usted me convence de pecado', y cayó sobre sus rodillas allí mismo. Pronto toda la gente en el vagón estaba exclamando de la misma manera. Ellos dijeron: '¿Quién es usted? ¿Qué es usted? Usted nos convence a todos de nuestro pecado.'..." (Stanley Frodsham, 'Smith Wigglesworth, apóstol de fe', p.80). Este episodio me hace recordar mucho a otro evangelista audaz, franco y ungido - Charles G.Finney, quien había descubierto después de un poderoso bautismo del Espíritu Santo unos años antes, que incluso unos comentarios pasajeros que él hacía, atravesaron el corazón de la gente con convicción del pecado. El fue uno de los predicadores de avivamiento más grandes de todos los tiempos. (Murió en 1875.)

Smith Wigglesworth puso un gran énfasis en pureza y santidad, como todos los verdaderos predicadores de avivamiento. El dijo: "Cada día tienes que llegar a un plano más alto. Tienes que negarte a ti mismo para progresar con Dios. Tienes que rechazar todo lo que no sea puro y santo. Dios quiere que seas puro en tu corazón. El quiere que tengas un deseo intenso de santidad... Son dos cosas que harán que saltes fuera de ti mismo y dentro de las promesas de Dios hoy. La una es la pureza, y la otra es la FE, que es avivada más y más POR LA PUREZA." (p.125) Esta declaración contiene probablemente el secreto clave del éxito extraordinario de Smith Wigglesworth en Dios. Y es obviamente una clave que nosotros también debemos recordar. Otro punto a recordar es que Smith estaba muy consciente de los peligros del dinero, y se cuidaba a sí mismo mucho contra cualquier avaricia. El era verdaderamente irreprochable también en esta área.

Yo creo que Smith Wigglesworth fue algo como un "precursor" directo de la clase de ministerios que se levantarán en nuestros días. Creo que los ministerios apostólicos que traerán avivamiento verdadero en estos últimos días, combinarán la fe atrevida que obra milagros, de un Smith Wigglesworth, con la prédica de arrepentimiento que convence en lo más profundo, de un Charles Finney. Y se moverán bajo una unción poderosa que combina lo mejor de ambos tipos de ministerio. ¡Qué días gloriosos serán estos! - Smith Wigglesworth murió en 1946 a la edad avanzada de 87 años, una llama de Dios hasta el final. Que él sea un ejemplo para nosotros todos.



martes, 21 de julio de 2020

Grandes evangelistas de sanidad

LAS LECCIONES QUE NECESITAMOS APRENDER Algunas personas creen que vendrá un mover de Dios tan poderoso que será casi imposible que los minis...